Cofradía de Jesús Nazareno vulgo Congregación

Cofradía Jesús Nazareno vulgo Congregación


Cofradía Jesús Nazareno vulgo Congregación

Cofradía de Jesús Nazareno vulgo Congregación


AÑO DE FUNDACIÓN:
1651

NÚMERO DE HERMANOS:
11.500 aproximadamente

HÁBITO:
Los hombres visten túnica de percal negro, con caperuz romo, ceñida con cordón de esparto y decenario, medalla al cuello y sobre sus hombros portan una pequeña cruz de madera. Las mujeres, capa con capucha de lienzo negro, medalla y tulipa.


DESCRIPCIÓN E HISTORIA

Celebra la Cofradía dos procesiones:

La del Viernes Santo se inicia a las cinco en punto de la mañana desde la iglesia parroquial de San Juan hasta llegar a las Tres Cruces (Calvario).
En las horas previas a su salida varias parejas de hermanos tocando una corneta y tambor enlutado, conocidos con el nombre de ‘merlú‘, convocan a los hermanos a la procesión.
La carrera da principio en el interior de la iglesia de San Juan, cuando el paso titular Jesús Camino del Calvario es ‘bailado’ a los sones de la marcha fúnebre de S. Thalberg.
Tras una estación de treinta y cinco minutos en la Avda. de las Tres Cruces, en la que es costumbre almorzar sopas de ajo, se inicia el regreso con la ‘reverencia‘ de todos los pasos a la Virgen de la Soledad, para simbolizar el encuentro de Cristo con su Madre en la C/ de la Amargura. La Cofradía de Jesús Nazareno, vulgarmente conocida como ‘Congregación’, se fundó en 1.651 a iniciativa de Claudio Gómez, Andrés de Rueda, Antonio Ruiz, José Flórez, Antonio Moreno y Francisco Guerrero.
Le habría de servir de modelo otra que, con el título de Nazarenos, se había erigido en 1610 en la parroquial de San Vicente mártir, desaparecida pocos años después.
Fijó su sede en la iglesia parroquial de San Juan de Puertanueva, en donde inicialmente se sirvió de la capilla que en 1596 mandase fabricar D. Jerónimo de Porras, si bien desde 1839 pasó a utilizar otra cedida por el Marqués de Valverde, Conde de Torrejón y de Casa Trejo hasta su demolición. De esta capilla hoy no queda más que el arco de entrada y una reja del siglo XVI, que sirven de altar a la Virgen de la Soledad.
Sus fines principales fueron costear el entierro de sus cofrades difuntos, y servir a Dios imitando su sagrada Pasión.
Sus más destacados cultos fueron las pláticas cuaresmales, el Sermón de la Pasión y la procesión del Viernes Santo. Esta salía de amanecida pasando primero por la Catedral para guiar sus pasos, ya extramuros de la ciudad, hasta el humilladero.

A la procesión asistían los cofrades con túnica de holandilla negra, capillo bajo, cordón de esparto, rosario de mano y cruz a cuestas, es decir, como nazarenos. Inicialmente en la carrera tan sólo figuraron dos insignias o pasos: el titular, Jesús Nazareno y Nuestra Sra. de la Soledad; posteriormente se incorporaron otros: La Verónica (1653), La Desnudez (1668), y La Crucifixión (1669). Colocados en la carrera iban los estandartes, tantos como pasos, y las sordinas y tambores (dos parejas). Cerraban el cortejo los mayordomos, la música (de ordinario la Capilla de la Catedral), los capellanes y la justicia real.

El gobierno de la Cofradía se encomendaba cada año a dos mayordomos que presidían su junta, formada además por dos abades, cuatro cuatros de mayordomos, dos cuatros de cabildo, dos contadores y diez oficiales, llamados por ello dieces.

Tres veces al año se reunía en junta general: el llamado Domingo de Lázaro, para la saca y reparto de la procesión; el Lunes de Pascua de Resurrección, para sancionar faltas habidas en la misma, y el día de Santa Cruz de mayo para el nombramiento de mayordomos y renovación de cargos.

Fue siempre cofradía numerosa y abierta a todo tipo de gentes, de ahí que en sus filas formasen clérigos (un obispo, canónigos, párrocos, monjas), nobles (regidores), burguesías (notarios, procuradores, mercaderes), artesanos (zapateros, sastres, tejedores, herreros, confiteros, curtidores, carpinteros) y simples jornaleros.

El ingreso en la cofradía obligaba al pago de una cuota de entrada; además los cofrades pagaban semanalmente otra de cuatro maravedíes para costearse su entierro, lo que le permitió formar un discreto patrimonio.

Desde sus inicios, la Cofradía de Jesús Nazareno vulgo Congregación tuvo como principal imagen de devoción a María Santísima de la Soledad.

Esta devoción se acrecentó a partir de la talla de la actual imagen en 1.886. A comienzos de siglo, y con el fin de solemnizar la vela que tradicionalmente se celebraba el Sábado Santo, se acordó cambiar el escenario de este acto devocional de modo que en 1.909 fue llevada, al término de la procesión del Viernes Santo, a la Iglesia de la Concepción. Una vez realizada allí la referida vela, la Virgen era devuelta a su templo en una procesión popular.

En esta manifestación espontánea hay que colocar el origen de la procesión de la tarde del Sábado Santo, cuyos Estatutos fueron aprobados canónicamente en el año 1.948.

La procesión del Sábado Santo se inicia a las ocho de la tarde, recorriendo las calles céntricas de la ciudad. Abre la marcha la Banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía, seguida de la cruz guía y repartidos en la carrera se sitúan el repostero oficial de la Cofradía, otra banda de cornetas y tambores, una escuadra de la Policía Municipal (que ostenta el título de escolta de honor), y los/as Mayordomos/as.
Junto a la imagen se coloca la presidencia oficial, el capellán, autoridades locales y banda de música.
A la Santísima Virgen de la Soledad le da escolta un piquete vestido con uniforme de gala de la Policía Municipal. A lo largo de la carrera se sitúan distintos estandartes y pendonillas portados por varios grupos de Hermanas.
Por último, cierra la procesión los tambores de la Banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía.

En el regreso a la Plaza Mayor se canta, en honor a la Virgen, la Salve por parte de todas las Hermanas.

PASOS

Jesús Camino del Calvario “Cinco de Copas”
La Caída
Redención
Las tres Marías y San Juan
Jesús Nazareno
La Verónica
La Desnudez
La Crucifixión
La Elevación de la Cruz
La Agonía
Virgen de la Soledad

IMÁGENES DEL DESFILE