Quintín de Torre Berástegui

Nacido en Bilbao en 1.877 en una familia relacionada con el arte, pues su padre, Tirso Torre, era un conocido pintor de la época.

Muy joven, Quintín de Torre sintió la vocación por el dibujo y becado por la Diputación de Vizcaya amplía estudios en París.

Formó parte de una generación de interesantes figuras vascas en el campo del arte, siendo además un digno continuador de la escultura policromada castellana del siglo XVI. Su producción artística está dotada de un espíritu fuerte, vigoroso, seco.

Fue un artista que toca una temática variada que va desde el retrato y el costumbrismo hasta temas funerarios y de imaginería religiosa, siendo autor de varios pasos de Semana Santa.