La Caída

La Caída

Recrea la primera de las sufridas por Cristo en presencia de su Madre.

Lo forman siete figuras salidas de la gubia de Ramón Álvarez, que se sirvió del gran lienzo de Rafael de Sanzio ‘Subida al Calvario‘ (1517), popularmente conocido como el Pasmo de Sicilia (Museo del Prado).

Su inicial estreno, en 1.866, se hizo con las imágenes de Jesús, la Virgen María y el Cirineo. Un año después, en 1.867, se le añadía el sayón que tira de la cuerda, y en 1.878 se completó con las de María Magdalena, el sayón que levanta el puño y el niño de los clavos.

Las imágenes están realizadas en pino y lino encolado. La de Jesús caído se viste para la procesión con túnica de terciopelo bordada en 1.901 por Valentín Mireles, restaurada en 2005 por la empresa sevillana Fernández y Enríquez, S. L.

Su mesa, tallada en nogal, se debe a la gubia de Julián Román Alonso, se estrenó en 1976, y es llevada por treinta seis cargadores.