Virgen de la Soledad

Es la principal imagen de devoción de la Cofradía.

Donada en 1.886 por D. Joaquín Muñiz Arribas, es figura de vestir, tallada a tamaño natural, belleza íntima, y ternura exquisita. Para la procesión del Viernes Santo viste manto y túnica de terciopelo negro bordado por Valentín Mireles en 1.886, y restaurado en 2.007 por la empresa sevillana Fernández y Enríquez, S. L.

Para la procesión del sábado santo muda su ajuar por un sencillo velo de lienzo. Se toca con una corona de oro y platino, adornada con diamantes, rubíes, esmeraldas y perlas, labrada en 1.924 en los talleres salmantinos de Eduardo Cordón.

Luce mesa de estilo renacentista tallada en 1.948 en caoba por Gerardo Fernández Gastalver, según diseño de Cesáreo Pedrero Mozo, que es llevada a hombros por veinticuatro cargadores.