Virgen de las Espadas

Virgen de las Espadas

Antigua Dolorosa, cuyos orígenes podrían estar en el siglo XVI y cuya figura pasó por las manos del imaginero zamorano Ramón Álvarez.

Tras un largo parón desde 1.969, la sencilla y menuda imagen volvió a desfilar en 2.010, avalada por la devoción profesada por los hermanos.

La mesa, diseñada por Antonio Pedrero y ejecutada por José Antonio Pérez, es portada a hombros por 18 cargadores, hombres y mujeres, siendo la primera plantilla mixta que carga una mesa en Zamora (tras ‘Jesús, Luz y Vida’).